Inicio > AFECTIVIDAD HUMANA > LA AFECTIVIDAD HUMANA

LA AFECTIVIDAD HUMANA

Humanizar al Hombre por medio de la Formación Afectiva; eso es lo que necesita esta sociedad. Pero… ¿Cómo? De hecho, ¿qué significa eso de “Humanizar al Hombre”? Uno de los errores que se suele cometer cuando se busca transmitir un mensaje, es pretender que el receptor va a comprender con claridad lo que uno quiere decir. Empezando por que se utilizan conceptos que necesitan ser desarrollados, explicados, desmenuzados; solo así, en algún momento será posible hablar el mismo lenguaje, en este caso, el lenguaje de la Afectividad Humana y por ende, el de la Formación Afectiva; recursos indispensables para “Humanizar al Hombre”.

Así las cosas, lo primero que debemos preguntarnos sería ¿Qué es la Afectividad Humana?

De acuerdo con mi maestro Miguel De Zubiria, la afectividad humana es valorar las realidades humanas. ¿Realidades humanas? Si, realidades, en plural. Las personas no habitamos una sola realidad, sino tres. Así lo sabemos desde que Karl Popper nos lo describiera en su teoría de los tres mundos. Veamos un poco más al respecto:

Además del mundo material, físico y biológico, común a todos los organismos vivos (Mundo-1), los humanos habitamos dos mundos adicionales: el Mundo-2 y el Mundo-3.

El Mundo-1 reúne las cosas y los seres vivientes, que regular, pero imprecisamente, se designa como la Realidad. La realidad con mayúscula, supuestamente la única y genuina realidad. Designación que el filosofo Popper considera miope y pobre, puesto que también son reales otros dos planos.[1]

Además de las cosas y los seres, otras “cosas” para los humanos son tan reales o más que ellas, entre ellas, ¡ellos mismos! Los sujetos, quienes arman el Mundo-2 de realidades subjetivas como los sentimientos, las angustias, los pensamientos, las palabras, configuran el segundo plano (tan real como cualquiera, o más) en donde vive la mayor parte del tiempo toda persona.[2]

El Mundo-3 agrupa las creencias y los valores creados por los homínidos. En particular, sus tres sistemas: el conocimiento (ciencia), y los valores estéticos (arte), y lo jurídico y ético (axiología).[3]

Lo sorprendente de la teoría de los tres mundos popperianos es justamente la defensa de la existencia de un mundo tres, que es producto de nuestras mentes y, al mismo tiempo, en gran medida autónomo. El mundo tres es el mundo de los productos de la mente humana, el mundo de las teorías, de los problemas científicos. El mundo tres disfrutaría de la extraña situación de constituir un conjunto de contenidos mentales sin mentes.

Tres mundos o tres realidades, dan lugar a tres afectividades: la afectividad práxica (Mundo-1). La afectividad psicológica (Mundo-2) y La afectividad cultural (Mundo-3).

Para hacer una breve reseña de cada una de las afectividades humanas, tomemos prestado lo que nos enseña mi maestro Miguel De Zubiria:

Dice el maestro que la afectividad práxica valora y opta ante las realidades objetivas (m1) (…) En los millones de años que nuestros antepasados recorrieron el mundo, siempre al borde de extinguirse en las dificilísimas llanuras africanas, dichas valoraciones fueron decisivas. Hoy algunos grupos por la muerte indiscriminada de ballenas, por el calentamiento global del planeta, por las horribles condiciones en que se depositan millones de pollos y gallinas en jaulas asfixiantes.[4]

Con respecto a la afectividad cultural (m3), dice el maestro que funciona cuando alguien decide escuchar una sonata para violín o alguna canción de rock, o asistirá un recital de poesía o estudiar una escultura, o también decide orientar su vida hacia la matemática, la física, la biología, la psicología, o la sociología que le encantan.[5] O como en mi caso que decidí orientar mi existencia, hacia el estudio y enseñanza de la psicología y la pedagogía afectiva.

Por último, dice el creador de la psicología y la pedagogía afectiva que la afectividad psicológica valora y opta ante realidades subjetivas humanas (m2). Estas (palabras, pensamientos, ilusiones, deseos, envidia) se subdividen en interpersonales o relativas a otras personas con quienes hay vínculos, e Intrapersonales o relativas al sujeto mismo. La afectividad psicológica valora y opta frente a otras personas o ante él.

Este es pues, -grosso modo- el panorama de la afectividad humana.Queda un largo camino por recorrer, mismo que ha sido trazado por generosos pensadores que nos han legado lo mejor de su conocimiento para beneficio de las nuevas generaciones.


[1] Miguel De Zubiria Samper “Psicología del talento y la creatividad: como explorar, identificar y desarrollar el talento de TODOS los niños y jóvenes” Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2006

[2] Ibid. Pag 153

[3] Ibid

[4] Miguel De Zubiria Samper “La afectividad humana: sus remotos orígenes, sus instrumentos y operaciones, cómo medirla con escalas y afectogramas” Fundación Internacional de Pedagogía Conceptual Alberto Merani. Bogotá. 2007

[5] Ibid. Pag 63

About these ads
  1. lili
    26 junio, 2012 en 12:12 am

    Donde podria encontrar los libros del maestro zubiriaa

  2. 8 octubre, 2012 en 2:46 pm

    Tremendous issues here. I’m very glad to look your post. Thanks so much and I am taking a look forward to contact you. Will you please drop me a mail?

  1. No trackbacks yet.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 33 seguidores

%d personas les gusta esto: